Archivo de la etiqueta: renovables

EL HIDRÓGENO Y OTROS GASES RENOVABLES

El gas natural ha sido uno de los principales impulsores de la rápida substitución en la Unión Europea (UE) del carbón como combustible y está siendo un respaldo importante para la intermitente generación renovable de electricidad. A su vez, la industria gasista tanto a nivel europeo como nacional, está preparando su descarbonización y su transición hacia los llamados “gases renovables”, el biogas y biometano así como el hidrógeno, los cuales no hay duda que desempeñarán en el futuro un papel más importante en el sistema energético de la UE.

En los últimos meses el hidrógeno, considerado el vector idóneo para conseguir los objetivos de descarbonización del sector  energético, está presente en la mayoría los debates sobre transición energética tanto a nivel europeo como nacional. Precisamente la Comisión Europea publicó el pasado 26 de Mayo una consulta pública sobre su hoja de ruta para la estrategia de hidrógeno de la UE, estrategia que está previsto se publique el próximo 24 de Junio junto con la estrategia de la UE para una integración sectorial inteligente.

La Comisión Europea considera que “el hidrógeno limpio” será esencial para ayudar a reducir las emisiones de C02 de una forma económicamente eficiente y poder alcanzar la neutralidad climática en el 2050, en línea con el Pacto Verde Europeo (European Green Deal). A más corto plazo, el hidrógeno junto con los otros gases renovables contribuirá a cumplir los ambiciosos objetivos de reducción de emisiones de C02 en un 50-55% en el 2030, anunciados por la Comisión en su Propuesta de Ley Europea del Clima en Marzo de este año. Asimismo, el hidrógeno y los gases renovables también deberían ayudar a la recuperación de la UE del impacto económico sufrido por el COVID-19.

La estrategia europea del hidrógeno pretende ser un impulso del “hidrógeno limpio” ya que actualmente de los 9.8 millones de toneladas de producción de hidrógeno en la UE, sólo el 4% es renovable. Según señaló la Comisaria de Energía Kadri Simson en su reciente comparecencia ante el Comité de Industria y Energía del Parlamento Europeo (ITRE), la Comisión estudiará cómo reforzar e impulsar la producción competitiva y el uso innovador del hidrógeno “limpio” y las infraestructuras necesarias para su integración así cómo acelerar su investigación para reforzar el liderazgo industrial de la UE en el desarrollo de esta tecnología.

La Comisión al igual que un gran número de Estados Miembros, entre ellos España, creen que el hidrógeno “limpio” -producido a través de la electrólisis del agua utilizando electricidad renovable-, desempeñará un papel clave en la descarbonización de sectores en los que la electrificación u otras alternativas podrían no ser factibles o ser más caras, cómo es el caso del trasporte pesado y de largo alcance o el de los procesos industriales intensivos en energía. También el hidrógeno puede proporcionar almacenamiento a largo plazo y flexibilidad al sistema energético. El hidrógeno renovable tiene la capacidad de contribuir a la integración de la generación de electricidad renovable al “desacoplar” la producción de energía del uso, tanto en la ubicación como en el tiempo.

Un gran reto que plantea el hidrógeno es la logística y por ello el desarrollo de infraestructuras para el transporte de hidrógeno será también clave para su implementación y desarrollo ya que el coste de su transporte es hoy muy alto en relación con los costes de su producción. Hay que tener en cuenta que el hidrógeno tiene que producirse en aquellas zonas con mejores condiciones para estas tecnologías (ejemplo: PV en el sur de Europa, eólica off-shore en el Norte de Europa) y de allí transportarse a los puntos de consumo. La reutilización de las redes de gas hoy existentes para el transporte de energía limpia en la forma de hidrógeno puede ser una oportunidad.  Una posibilidad es que a corto plazo su producción debería hacerse cerca del punto de consumo para hacerlo técnicamente más viable sin descartar a medio y largo plazo su inyección en red.

España se ha adelantado a la UE y ya el pasado 8 de abril de 2020 el Ministerio para la Transición Ecológica abrió una consulta pública sobre “la hoja de ruta de hidrógeno renovable en España” con el fin de guiar su desarrollo e implantación, identificar las posibles barreras, proponer medidas regulatorias y favorecer la inversión.

El vecino Portugal, algo más adelantado aprobó el pasado 25 de mayo su estrategia para el hidrógeno que viene acompañada de una inversión de 7 mil millones de euros. Alemania presentó en febrero de este año su proyecto de estrategia de hidrógeno, una apuesta fuerte para fomentar el uso del hidrógeno obtenido a partir de fuentes renovables, con el objetivo de que al menos el 20% del hidrógeno de Alemania se produzca a partir de energías renovables en el año 2030, lo que incluye la construcción de tres a cinco GW de electrolizadores; la estrategia prevé una inversión de 300 millones de euros exclusivamente en proyectos de investigación así como planes para crear una red de hidrógeno puro. Se espera que Alemania utilice su Presidencia del Consejo de la UE a partir del próximo 1 de Julio para impulsar la anunciada estrategia de hidrógeno a nivel europeo.

El Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) dedica su medida 1.8 al fomento de los gases renovables, principalmente pero no exclusivamente, el biogás, el biometano y el hidrógeno de origen renovable. Al igual que la Comisión Europea, el Gobierno considera que los gases renovables constituyen uno de los vectores energéticos que puede emplearse tanto para la generación de electricidad como para cubrir la demanda en procesos industriales de alta temperatura y, también, en el transporte pesado. También el Proyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética remitido a las Cortes el pasado 19 de mayo, continua en su artículo 10 en la misma línea de fomentar mediante la aprobación de planes específicos la penetración de los gases renovable y se prevén como posibles medidas la fijación de objetivos anuales de penetración de los gases renovables en la venta o consumo de gas natural y regulaciones que favorezcan la inyección de dichos gases renovables en la red de gas natural.

El gas renovable ofrece un abanico de posibilidades y oportunidades, es inyectable en red y perfectamente utilizable por los aparatos que consumen gas. Entre las aplicaciones del uso final del hidrógeno destacamos aquellas áreas de la industria y el transporte en las que la electricidad difícilmente podrá jugar un papel importante:

  • Hidrógeno como combustible en la aviación, transporte marítimo, trenes y transporte rodado pesado, ya sea como hidrógeno o como combustible renovable a base de hidrógeno
  • Hidrógeno en la industria química, del acero, cemento y fertilizantes
  • Hidrógeno en el sector eléctrico: almacenamiento de energía eléctrica a gran escala y estacional, aplicaciones en la cogeneración y turbinas
  • Hidrógeno en el sector de la calefacción: cogeneración, aparatos de hidrógeno, calor industrial

En resumen, varias son la señales legislativas tanto en Europa como en España de que los gases renovables van a ser un vector importante para una transición energética limpia y verde, que en estos momentos en los que estamos inmersos ante la crisis sanitaria tiene que ser un motor de recuperación en línea con el “European Green Deal».

Carmen Gimeno

Socia Verdia Legal

Share

Blockchain y energía

Nos encontramos ante un cambio de paradigma mundial: de combustibles fósiles a energías renovables, de generación centralizada a generación distribuida, de crecimiento exponencial a desarrollo sostenible, de globalización a glocalización, de la competición a la cooperación… La descarbonización, la digitalización y la descentralización implican nuevas formas de operación y participación, así como la creación de nuevos mercados dentro del sector energético.

El blockchain tiene el potencial de racionalizar los procesos bajo los regímenes regulatorios existentes y facilitar nuevos modelos de negocio. Esta tecnología, que se inventó para coordinar actores distribuidos del mercado, prescindiendo de una autoridad central intermediaria, se presenta como una herramienta particularmente válida para coordinar de manera eficiente y segura un sistema cada vez más interconectado, con recursos energéticos distribuidos, intermitentes y flexibles.

Veamos pues algunas de las utilidades y ventajas que el blockchain puede aportar al sector energético:

Garantías de origen (GdO) y comercio de derechos de emisión de CO2
El objetivo de las GdO es informar al consumidor sobre el origen renovable de su energía y evitar el doble conteo para garantizar que no haya dos consumidores reclamando la misma electricidad renovable. Blockchain permite una mayor trazabilidad y previene el doble conteo a través de la criptografía y el consenso descentralizado.

Los contratos inteligentes podrían permitir que, a medida que se genera electricidad, se emitiera automáticamente un certificado de origen por cada MWh, y así se podría rastrear la propiedad en un registro distribuido (ledger). Además, este sistema simplificado y de menor coste podría abrir los mercados a productores de renovables y compradores de certificados más pequeños.

Por otro lado, un sistema peer-to-peer para el comercio de emisiones de CO2 permitiría la liquidación en tiempo real y reduciría los costes internos de administración y auditoría.

Transacciones peer-to-peer (P2P)
Una de las aplicaciones que tiene mayor potencial es en el mundo de las transacciones de igual a igual (peer-to-peer), al introducir un modelo que permitiría unos menores  costes de transacción al haber menos intermediarios. Los pequeños productores de electricidad podrían vender su exceso renovable a otros participantes.

Con contratos inteligentes (smart contracts), propios de la tecnología blockchain, se pueden realizar intercambios automáticamente usando las señales de precios y la producción de renovables en tiempo real. La capacidad de vender energía a precios de mercado a una red de iguales (P2P) proporcionaría incentivos para una mayor producción e integración de energías renovables distribuidas.

Sistemas de facturación de las empresas energéticas
Los sistemas abiertos de facturación blockchain promueven la estandarización de la gestión de las transacciones de electricidad en distintos lugares, lo que permitiría a los consumidores cambiar de suministrador más fácilmente, creando un mercado más competitivo.

Asimismo, estas plataformas de facturación descentralizadas permitirían a los consumidores acceso directo a sus datos y un potencial control sobre ellos. Los consumidores podrían permitir el acceso a sus datos a terceras partes, como agregadores de respuesta a la demanda.

Movilidad eléctrica
Otra de las aplicaciones más interesantes que ofrece la tecnología blockchain es en el ámbito de la movilidad eléctrica. Los propietarios de vehículos eléctricos serían capaces de detenerse en cualquier estación de recarga, incluidas las residenciales, que estuvieran registradas en una plataforma blockchain y podrían pagar en tiempo real, sin ningún intermediario centralizado requerido.

Financiación de energías renovables
Las ventas de tokens se están utilizando como una forma de recaudar capital para infraestructura. Los tokens en sí mismos van cambiando de manos como el dinero, pero su valor puede aumentar con el tiempo, como podrían hacerlo las acciones de una empresa. En cierto modo, los tokens representan el producto interno bruto (PIB) de un sistema: cuanto más se usa ese sistema, más valiosos devienen los tokens, al aumentar su utilidad.

Ciberseguridad de las redes
El blockchain puede mitigar los ciberataques contra la red eléctrica. Es difícil manipular los datos en una blockchain, al tratarse de una tecnología planteada a prueba de manipulaciones, y es fácil identificar cuándo y cómo ocurren los intentos de manipulación. Debido a los fuertes hashes criptográficos y los mecanismos de consenso descentralizados, los ataques a blockchain son costosos y poco prácticos.

Gestión de la red y operación del sistema
Los contratos inteligentes podrían indicar al sistema cuándo iniciar una operación específica, facilitando el control. Esto se basaría en reglas predefinidas, diseñadas para garantizar que todos los flujos de energía y almacenamiento están controlados automáticamente para equilibrar la oferta y la demanda.

El gestor de la red de distribución (DSO) y el gestor de la red de transporte (TSO) podrían operar plataformas blockchains autorizadas; todos los dispositivos conectados a su respectiva red también estarían conectados a su blockchain, permitiendo el seguimiento de todas las operaciones. Esto ayudaría al DSO y TSO no solo en la supervisión de sus redes, sino que también sabrían cuándo intervenir es necesario.

Una nueva red descentralizada, bidireccional, transparente y estable, donde cada recurso distribuido podría funcionar como un ecosistema operativo autónomo, es la extrapolación lógica de las tendencias tecnológicas contemporáneas y de la concienciación medioambiental creciente de la sociedad.

No obstante, dada la naturaleza altamente regulada del sector eléctrico, las políticas públicas y los reguladores determinarán en gran parte el nivel de contribución de la tecnología blockchain en el actual escenario de transición energética.

Carla Rubí

crubi@verdialegal.com

Share

Acuerdo para la Propuesta de Directiva sobre Energías Renovables

En la madrugada del 14  de Junio, el Parlamento Europeo y el Consejo alcanzaron un acuerdo sobre la Propuesta de Directiva de la Comisión Europea sobre Energías Renovables, con un objetivo vinculante a nivel europeo para que el 32% de la energía consumida tenga origen en fuentes renovables en el 2030.

Ello constituye un punto de encuentro entre  el 27%, propuesto inicialmente por la Comisión y apoyado inicialmente por una mayoría del Consejo, y el ambicioso 35% defendido por el Parlamento. Sin duda los recientes cambios en los Gobiernos de España e Italia han facilitado el consenso entre ambas instituciones. El mencionado objetivo del 32% será revisado a la alza en 2023. Al ser el 32% un objetivo a nivel europeo, cada Estado Miembro puede aumentar libremente el porcentaje.

Además se fija un objetivo del 14% para las renovables en el transporte , estableciendo un límite máximo para  los biocombustibles de primera generación hasta 2030.

Otro importante aspecto a destacar es la apuesta por el autoconsumo  en esta Directiva que exime a las instalaciones con capacidad hasta 25kW del pago de cualquier cargo –, que en España resulta de de aplicación a las instalaciones con potencia superior a 10 kW. También es cierto que se prevé la posibilidad de imponer un peaje para autoconsumos de capacidad superior a 25kW a partir de 2023.

El compromiso alcanzado en la Directiva de  Renovables facilita el camino en la negociación y posible acuerdo en la Directiva de Eficiencia Energética  y que no fue posible conseguir en el Consejo de Ministros del pasado lunes 11 de Junio por diferencias en el objetivo – de nuevo el 27% fue propuesto por la Comisión mientras que el Parlamento reclama el 35%- . De nuevo esta Directiva se someterá a debate a finales de mes como último intento por parte de la Presidencia Búlgara del Consejo para alcanzar un acuerdo.

Si éste se consigue, podemos ser optimistas que el Paquete de Energía Limpia para todos los europeos de la Comisión Europea se finalice como está previsto a finales de este año bajo la Presidencia Austríaca de la Unión que comienza el próximo 1 de Julio. En su agenda está el acuerdo en la Directiva y Reglamento de electricidad y los Reglamentos ACER y de Gobernanza, que no es poco.

Desde aquí les deseamos unas muy fructíferas negociaciones.

Share

La Comisión Europea aprueba el régimen de apoyo a las renovables, en España

El pasado mes de noviembre 2017, la Comisión Europea (CE) ha dictaminado en una reciente Resolución (State aid SA-40348), que el régimen español de apoyo a la producción de electricidad a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración de alta eficiencia de calor y electricidad y residuos es conforme con la normativa europea sobre ayudas estatales.

Tras evaluar las compensaciones que las instalaciones reciben a lo largo de su vida útil, la Comisión Europea ha decidido no formular objeciones puesto que el régimen aumentará el porcentaje de electricidad generada a partir de fuentes de energía renovables, de conformidad con el TFUE (Tratado de Funcionamiento de la UE) y los objetivos medioambientales de la UE, sin falseamientos indebidos de la competencia en el mercado único.

La problemática y disfunción recaía en el  hecho de que España implementara dicho régimen antes de notificarlo a la CE, infringiendo el artículo 108.3 del TFUE. La ayuda concedida, por lo tanto, hasta la adopción de esta decisión ha sido una ayuda indebida. Sin embargo, la CE ha decidido subsumir la antigua ayuda dada “régimen económico primado” bajo el presente nuevo régimen aprobado.

En virtud del “régimen retributivo específico”, fijado actualmente en el Real Decreto 413/2014, de 6 de junio, y que se financia a través de los Presupuestos Generales del Estado y de los ingresos del sector eléctrico vía peajes y cargos, los beneficiarios reciben apoyo mediante una prima por encima del precio de mercado de la electricidad, de modo que deben reaccionar ante las señales del mercado.

El «régimen retributivo específico» tiene por objeto ayudar a estas instalaciones a compensar los costes que no puedan ser recuperados mediante la venta de electricidad y a obtener un margen de beneficio razonable de la inversión hecha en tecnologías medioambientalmente favorables.

El régimen está vigente desde 2014 y, a pesar de que su duración es indeterminada, no se aplicará más allá de 2024 sin la aprobación de la CE. Durante el primer período regulatorio que comprende hasta 2019, el régimen se aplica a los nuevos beneficiarios, así como a las centrales que se acogían al régimen anterior “régimen económico primado”.

Desde 2016, las ayudas a nuevas centrales se conceden a través de subastas competitivas. Diferentes tecnologías han competido entre sí en las últimas subastas de mayo de 2017 y de julio de 2017. En total, se adjudicaron ayudas a algo más de 8 gigavatios de capacidad, sobre todo a parques eólicos y solares. A raíz de estas subastas, los beneficiarios recibirán compensaciones únicamente si el precio de mercado cae en los próximos años a niveles muy inferiores a los precios de mercado actuales.

La Comisión europea considera que el régimen de soporte contribuirá a conseguir los objetivos de eficiencia y energía renovable fijados para el año 2020, a la vez que ayuda a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. De acuerdo con ello, la Comisión reputa las ayudas a las renovables, necesarias, proporcionadas y apropiadas para conseguir el objetivo marcado.

Un alivio, sin duda, para el Estado español, ya que en caso de que la Comisión hubiera votado desfavorablemente, el sector habría quedado definitivamente tocado.

 

 

Share

El TS frente al nuevo régimen retributivo de las renovables

En  recientes sentencias de fecha 1 de junio de 2016, el Tribunal Supremo ha desestimado la impugnación del nuevo régimen retributivo de las instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos, fijado en el Real Decreto 413/2014, de 6 de junio y en la Orden IET/1045/2014, de 16 de junio.

De nuevo, el Tribunal apela al Principio de irretroactividad (artículo 9.3 CE) para  considerar que las normas impugnadas no entran en el ámbito de la retroactividad prohibida, argumentándose en el hecho de que, si bien incide en situaciones jurídicas creadas antes de la entrada en vigor de la norma, no afecta a los derechos patrimoniales previamente consolidados e incorporados al patrimonio de los titulares, ni sobre situaciones jurídicas ya agotadas o consumadas.

Destaca por tanto, la «inviabilidad de la pretensión de que los elementos más favorables estén investidos de permanencia o inalterabilidad frente al ejercicio de una potestad legislativa que obliga a los poderes públicos a la adaptación de dicha regulación a una cambiante realidad económica».

No cabe -en palabras del TS argumentar que la modificación del régimen retributivo que se examina fuera imprevisible para un «operador económico prudente y diligente» 

Lamentablemente, el TS da una vuelta de tuerca al Principio de seguridad jurídica y confianza legítima, declarando que los mismos no pueden impedir la introducción de modificaciones legislativas repentinas, máxime cuando lo hace el legislador de urgencia.

La noticia positiva es que el maltrato a las renovables, tanto con la modificaciones sucesivas del régimen retributivo anterior, como con la nueva regulación contenida en el Real Decreto 413/2014 y Orden IET /1045/2014 han hecho mella -finalmente- en el seno del propio Tribunal Supremo, lo que se evidencia con los dos votos particulares emitidos en los pronunciamientos del órgano colegiado.

Tres de los magistrados consideran ilegítimo el nuevo régimen retributivo de las renovables, por incurrir en retroactividad prohibida, y por tanto con vulneración de los principios de seguridad jurídica y confianza legítima.

«Desdichadamente -opina el Magistrado D. Eduardo Espín Templado- se ha dado prevalencia a consideraciones generales ajenas a la estricta interpretación de las normas en juego, por encima del interés legítimo de los sujetos del sistema que han operado en el mismo de conformidad con la regulación que el legislador había puesto en marcha y que ha modificado luego de forma drástica.

Como sea que el nuevo esquema retributivo se aplica a la vida entera regulatoria de cada instalación, tal proyección tienen una proyección retroactiva, lo que «es gravemente atentatoria a la seguridad jurídica y a la confianza legítima que los ciudadanos tienen en que se les respetará la aplicación efectuada de la legislación que existió en cada momento».

La noticia aquí no es, por tanto,  el pronunciamiento general contenido en la sentencia -al que ya nos tiene acostumbrados el TS-, sino el planteamiento efectuado por los tres magistrados disidentes.

Share